Esguinces contra Torceduras: ¿Cuál es la Diferencia?

Aunque los esguinces y las torceduras suenan similares y con frecuencia se usan indistintamente, son dos condiciones separadas que afectan al cuerpo de manera diferente.

Un esguince ocurre cuando un ligamento (el tejido que conecta dos o más huesos) se estira o rasga de manera anormal. Los sitios más comunes para que ocurran los esguinces serían los tobillos, las rodillas o las muñecas.

Una torcedura ocurre cuando un tendón (tejido que conecta el músculo con el hueso) se estira o se rasga de manera anormal. Las distensiones ocurren más comúnmente en el cuello, los hombros, la parte baja de la espalda y los isquiotibiales. Hay dos tipos de torceduras: torcedura aguda (trauma repentino, específico) y torcedura crónica (trauma prolongado, repetitivo).

 

Señales y Síntomas

Esguinces

Torceduras

  • Dolor, hinchazón, moretones o decoloración
  • Rigidez
  • Movilidad limitada de la zona afectada
  • Posible sonido de “estallido” al extender la articulación afectada
  • Dolor, hinchazón, moretones o decoloración
  • Espasmos musculares
  • Debilidad muscular
  • Calambres
  • Rigidez
  • Dificultad para mover la parte del cuerpo afectada

 

Posibles Causas

Esguinces

Torceduras Agudas

  • Caerse sobre una mano extendida puede torcer la muñeca
  • Girar durante una actividad física y torcer la rodilla
  • Sobre extender el pulgar/dedo mientras esquía o juga otros deportes
  • Caminar, trotar, correr o hacer ejercicio en una superficie irregular puede torcer el tobillo
  • Impacto traumático/contundente
  • Sobre extensión y estrés prolongada de un músculo
  • Correr, saltar y/o lanzar
  • Levantar objetos pesados de manera inadecuada/torpe
  • Una lesión traumática, como resbalones y caídas o accidentes automovilísticos

 

Las torceduras crónicas son causadas por el movimiento repetitivo (uso excesivo) de un músculo.

Tratamiento

Los esguinces y las torceduras leves generalmente se pueden tratar en casa con «RHCE»: reposo, hielo, compresión y elevación. Querrá suspender cualquier ejercicio y evitar poner peso en la parte del cuerpo afectada. También será útil aplicar hielo en las áreas lesionadas durante 20 minutos a la vez, de cuatro a ocho veces al día. Envolver el área afectada con cinta adhesiva o una venda (venda ACE) puede ayudar a reducir la hinchazón, pero si comienza a adormecerse o si el dolor aumenta, afloje el vendaje. Elevar el área lesionada por encima del nivel del pecho con una almohada también puede ser beneficioso. Los medicamentos de venta libre, como Tylenol (acetaminofén), Aleve (naproxeno) o Motrin/Advil (ibuprofeno) pueden ayudar con el dolor y la hinchazón. Naproxeno o ibuprofeno funcionarán mejor, ya que también disminuyen la inflamación (como siempre, consulte con su médico para asegurarse de que puede tomar estos medicamentos).

Después de que el dolor sea mínimo y tolerable, es probable que su médico le sugiera ejercicio o terapia física para ayudar a aumentar la movilidad y la fuerza del área afectada.

Si la lesión es lo suficientemente grave, como un ligamento desgarrado o una ruptura muscular, se puede sugerir la cirugía. Nuestros fisioterapeutas y quiroprácticos ayudan a rehabilitar a los pacientes con estas lesiones todos los días. Nuestros doctores de medicina deportiva en Healthpointe están aquí para ayudarlo con cualquier esguince o torcedura. ¡Programe una cita para tratar o aprender a prevenir mejor una lesión hoy!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *